Un apasionado del Lego en Costa Rica

Saludos amigos de BiB hoy vamos a conversar con uno de los más destacados miembros de la comunidad LEGO® en Costa Rica: Attila Campos Tomcsanyi, quien tiene 41 años y es vecino de la ciudad de Heredia.

Attila, ¿Cuándo fue tu primera experiencia con Lego?

Conocí LEGO® en la navidad de 1986, iba a cumplir 9 años, mi abuelo me regaló un set de la línea Technic que nunca armé, el 8680, un set de una estación del ártico, pero como en ese tiempo a mi lo que me gustaba eran los carros, tomé las piezas del set para armar vehículos. Hace unos pocos años compré el set 8680 nuevo, en su caja para poder armarlo como debí hacer la primera vez. Del primer set aún conservo aproximadamente el 75% de las piezas, en bastante mal estado por todo el juego que tuvieron.

Háblanos de tu colección, ¿tienes un estimado de cuantas piezas y sets la conforman? ¿Cuáles son tus líneas y sets favoritos?

Según el BrickSet tengo 1.095 sets, creo que pueden ser algunos más, aparte, tengo varios MOCs que no entran dentro de esa contabilidad y muchas piezas adicionales en mi stock que no tengo idea de cantidades, son bastantes!
Mi línea favorita es la de Model Team®, fue la línea responsable de mi amor por los LEGO®, aunque no fue mi primer set, el 5580 fue el set que finalmente me sedujo de chico a que de ahí en adelante todos mis regalos fueran LEGO®. Hablo de la navidad de 1990, a partir de ahí, de ese set, no hubo otra cosa con la que yo jugara que no fuera LEGO®. Me encantan también los sets de Technic, City, Piratas, Trenes y muchos más, será una lista muy larga!

¿Tuviste un período oscuro en cuanto a Lego® se refiere? ¿cuándo y por qué retomaste esta pasión?

Si, lo tuve, aproximadamente a los 19-20 años dejé de lado mis LEGO®, aunque nunca me deshice de ellos. Los deje de lado principalmente porque socialmente un adulto no encajaba con los juguetes, y no quería que me vieran como un niño en ese momento (desconocía yo en ese tiempo que había toda una comunidad de fans adultos). Lo retomé unos 7 años después, cuando iba a nacer mi primer hijo, él era la excusa perfecta para que yo pudiera comprar LEGO® nuevamente.

Sabemos que eres un gran maestro constructor, ¿nos podrías decir algo de tu estación de trenes? ¿En cuál te inspiraste? ¿Cuántas piezas tiene? ¿Cuál es la reacción de la gente cuando la ven?

La estación de trenes es un proyecto que surgió en el 2015, específicamente para las exposiciones de LEGO que iniciábamos en el país, quería construir algo que realmente llame la atención, más que todo por tamaño. Mi madre es húngara, y suelo ir a Hungría con cierta regularidad, y esa estación es una de las tres que existen en Budapest, y aunque no es una réplica de la estación real, está basad en ella en sus formas. La cantidad de piezas es muy complicado saber, no uso sistemas digitales de diseño, diseño y armo pieza sobre pieza, si no me gusta lo desmonto y vuelvo a hacer, estimo unas diez mil piezas pero es un dato muy antojadizo que no podría garantizar ni decir su margen de error.

Normalmente cuando la gente la ve, su reacción es de asombro y luego la gente siempre dice que se parece a la estación de “X” lugar, la han comparado con muchísimas estaciones en todo el mundo.

Estás trabajando con otros AFOL´s en la inscripción y oficialización del LUG de Costa Rica, ¿Qué tal es la comunidad LEGO® en Costa Rica? ¿han podido participar en eventos internacionales?

Sí, tenemos un grupo a nivel local, TICOLUG, venimos trabajando hace ya varios años para intentar oficializar nuestro grupo, sobre todo para darnos a conocer en nuestro país y atraer a más coleccionistas a nosotros para compartir con ellos esta afición en común. Nuestro grupo es muy unido, normalmente tenemos una camaradería muy bonita entre los miembros y aparte de tener un hobby en común somos amigos, así que hay mucha unión de grupo. El año pasado estuvimos presentes como TICOLUG en el BrickFest Panamá, fue una experiencia genial conociendo a gente de otros países que comparten esta misma afición por los LEGO®.

¿Algún mensaje para los lectores de BiB?

Hay que seguir construyendo, pero sobre todo, no dejar de buscar a nuevos fans que por desconocimiento pueden creer que son los únicos adultos con un hobby de “niños”, sin saber que en realidad el LEGO® no tiene edades!

 

Si quieren conocer más de las creaciones de Atilla, los invitamos a seguir las redes de TICOLUG y si tienen la oportunidad, visitarlo en alguna de sus exposiciones. Attila, muchas gracias por compartir con nosotros tu afición por LEGO®.

 

Equipo BiB