La máquina del tiempo: review del set Fire Station 6382

Nuevamente saludos, desde la máquina del tiempo, amigos de BiB. En esta tercera oportunidad (los invitamos a revisar las primera y segunda entrega) volveremos hasta el año 1981, para hacer la reseña de otro set icónico de nuestra querida empresa juguetera danesa. Si algo ha sabido hacer bien LEGO® durante los años es conocer los sueños, deseos y juegos de los niños.

Muchos de nosotros en algún momento jugamos a ser policías o bomberos, y es sobre estos últimos y heroicos servidores es quienes vamos a hablar hoy. Desde 1958 LEGO® ha recreado en sus juguetes estaciones de bomberos para delicia de miles de niños a lo largo y ancho de nuestro mundo, siendo la primera estación de bomberos producida tras la introducción de las minifiguras, la número 374 en 1978. Un set bastante sencillo donde los vehículos y el edificio aún no estaban completamente adaptados a las, en ese entonces, novedosas figuritas de LEGO®. Su sucesor, el set que hoy revisamos, número 6382 denominada Fire Station o Estación de Bomberos fue la primera estación de bomberos en contar con un diseño adecuado para las minifiguras. Este set, de colores rojo y negro, cuenta con 390 piezas y salió al mercado con un costo inicial de US$ 25. Cuenta con dos cocheras alrededor de un edificio central de dos pisos, que trae una especie de mesa o cama en su segunda planta, así como una central telefónica en el primer piso. Las minifiguras incluidas en el set son tres bomberos y una mujer (posiblemente la secretaría o administrativa de la Estación). En esos años resultaba espectacular el diseño de las puertas rodantes de la cochera que se pueden subir y quedan ocultas en el techo, algo sumamente realista y divertido, he de decirlo.

Este set, como la mayoría de los integrantes de la línea Legoland®, puede que se vea pequeño y sencillo a la par de los actuales modulares de LEGO®, como el Fire Brigade (10197), sin embargo, su influencia es innegable. El tipo de puertas rodantes fue utilizado la Estación de Policía (6384), pero aún más, el diseño en sí del edificio se replicó y actualizó en las siguientes estaciones de bomberos: Fire House (6385) de 1985, que fue icónica por derecho propio al contar con una torre construida sobre uno de sus garajes, y posteriormente en el Fire Control Center (6389) de 1990, que adicionalmente incorporaba un helicóptero. Ambas siguieron la distribución de dos cocheras laterales y un edificio de dos pisos en medio de estas.

Este diseño no sería abandonado sino hasta la aparición del set denominado Flame Fighters (6571) de 1994, por lo cual podríamos decir que esta estación con sus adaptaciones y mejoras estuvo en producción por 13 años, lo cual es bastante en el mundo de LEGO®.

Para todos nuestros lectores, los invitamos a mantenerse en sintonía puesto que se vienen más sets muy interesantes y más historias que Carlos tiene preparados para nosotros. Además, aprovechen de revisar su perfil en Instagram, donde podrán encontrar estas y muchas otras fotos de su increíble colección.

Un abrazo

Equipo BiB