La máquina del tiempo: review del set Shell service station 6378

Saludos amigos de BiB, nuevamente vamos a hacer un viaje en el tiempo (pueden ver aquí la primera versión de esta sección), a la niñez de muchos de quienes fuimos niños en esa maravillosa década de los años 80. Esta vez vamos a referirnos a otro clásico de esa época, la Shell Service Station, número 6378. Este set no fue la primera versión de una estación de servicio Shell producida por LEGO®, pues la cooperación entre la empresa petrolera y nuestra querida juguetera danesa antecede en muchos años a la aparición de las minifiguras. Anteriormente LEGO® había producido los sets 377 en 1978 y el 6371 en 1983.

La versión que hoy revisamos fue sacada a la venta en el año 1986 con un costo de US$25.50, consta de dos minifiguras: una mujer, encargada presumiblemente de la tienda y el mecánico o conductor de la grúa que trae el set. Su diseño, con 291 piezas representa de una manera muy realista las estaciones de servicios de esa famosa empresa petrolera por aquellos años. Es un set icónico propio de la línea Legoland Town y para todos los que éramos niños entonces resultaba ser un juguete muy codiciado pues era un elemento que aportaba realismo a cualquier ciudad. Su construcción es sencilla y se complementa con pegatinas/stickers con el logo y arte de la compañía lo que le da un aire muy realista.

Sin lugar a dudas su diseño inspiró la estación de servicios que venía anexa al hermoso set Metro Park y Service Tower de 1988, en el cual se incluye un estacionamiento de varios pisos. Posteriormente, en 1992 LEGO® decidió crear su propia línea de combustible denominada OCTAN, la cual, de conformidad con LEGO® Movie es encabezada por «Presidente Businness«. Y hablando de negocios, la polémica por el negocio petrolífero, motivó una campaña por parte de Greenpeace, la cual tuvo como resultado que LEGO® y Shell rompieran un vínculo comercial que había iniciado en la década de 1960.

Dejando de lado esta situación y reconociendo que la sensibilidad ambiental ha cambiado con el paso de los tiempos, para aquellos que fuimos niños entre 1970-1990 la estación de servicios de nuestra ciudad debía ser Shell, pues les otorgaba a las ciudades de LEGO® un realismo innegable y su adaptación a estas es notable, puesto que está hermosamente diseñado y construido, y para muchos de nosotros representa en parte la nostalgia por la inocencia de la niñez.

Para todos nuestros lectores, los invitamos a mantenerse en sintonía puesto que se vienen más sets muy interesantes y más historias que Carlos tiene preparados para nosotros. Además, aprovechen de revisar su perfil en Instagram, donde podrán encontrar estas y muchas otras fotos de su increíble colección.

 

Un abrazo

Equipo BiB